Para su salud Para su salud , http://www.parasusalud.tv



 

Acerca de la ansiedad generalizada


Muchos pacientes llegan a consulta con esta descripción de lo que les está sucediendo. Allí es donde le explicamos que la ansiedad es una respuesta emocional normal que experimentamos ante determinadas situaciones que nos generan estrés, como por ejemplo rendir un examen, al momento de un viaje, la preparación de una fiesta. Sin embargo, en algunas personas esta respuesta esperable sobrepasa cierto nivel, y llega incluso a experimentarse en cualquier situación. Es así, que el límite entre la ansiedad normal y la patológica viene dado por la intensidad y la duración de la respuesta, y por la cantidad de situaciones que la provocan. A esto último lo conocemos como trastorno de ansiedad generalizada, cuya característica más notable es la vivencia de altos niveles de ansiedad que llegan a no poder ser  explicados por el paciente y que persisten durante largos períodos de tiempo.Este trastorno se vivencia de una manera sumamente displacentera para quien lo padece así como para quienes le rodean, debido a la facilidad para irritarse, la sensación de estar insatisfecho y de malhumor la mayor parte del día, con una imposibilidad para relajarse, descansar y disfrutarde las cosas. Estas sensaciones se acompañan de pensamientos negativos, que casi no logramos pesquisar de manera consciente. Son pensamientos disfuncionales, que se basan en distorsiones, en errores, condicionando nuestra manera de actuar, de sentir y de funcionar corporalmente. Algunos ejemplos de estos pensamientos son los deberías, “yo debería haber hecho tal cosa para no estar así”, los pensamientos catastróficos “si no hago tal cosa algo malo va a suceder”, y la falacia de control donde creemos erróneamente que podemos controlar todo. Junto a estos síntomas y pensamientos, comienzan a aparecer otros, los que afectan a nuestro cuerpo. Los más frecuentes son la tensión muscular, con contracturas especialmente en la zona del cuello, hombros y espalda, fuertes yconstantes dolores de cabeza, sudoración, sofocones, problemas gastrointes tinales y alteraciones del sueño.
Es así que nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestras emociones se ven sumamente afectadas con este trastorno, haciendo necesario el tratamiento en cada uno de ellos, aprendiendo a descubrir lo que esas sensaciones y emociones nos están indicando, y aprendiendo a escuchar lo que los pensamientos nos están diciendo y condicionando sin darnos cuenta.
OCUPARNOS
Si usted ha experimentado estas sensaciones, consulte a profesionales especializados en el tema. Actualmente, se han generado espacios interdisciplinarios para el tratamiento de la ansiedad generalizada donde psiquiatras, psicólogos,
grupos terapéuticos de pacientes y acompañantes terapéuticos trabajan conjuntamente para mejorar su calidad de vida. Algunos consejos que podemos brindarles son, no olvide practicar ejercicios  de relajación, como por ejemplo, los que se realizan en yoga. Planifique sus tareas y actividades cotidianas de una manera acorde a sus posibilidades y  con período de descanso. Es muy importante que duerma lo necesario para descansar. Dedíquese un momento del día para hacer aquellas actividades que le gustan y disfruta, como leer o escuchar música. Y tenga presente que podemos aprender a manejar la ansiedad.

 

Fuente: Lic. Flavia S. Galaverna

Consulte al profesional





Aún no hay comentarios.

 

 

Haga su consulta al profesional